CIUDAD DE TERUEL

 

Ciudad del Amor, capital mundial de la arquitectura Mudéjar y cuna de Dinosaurios.

Si aún estáis buscando vuestro destino turístico, o ya habéis decidido disfrutar de Teruel, os proponemos unos días en los que podréis contemplar la mejor arquitectura mudéjar en las Torres y la techumbre de la Catedral, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, visitar el Mausoleo de los Amantes (Diego e Isabel, protagonistas de la más bella historia de amor jamás contada), que ningún enamorado debería perderse, y acercaros a Dinópolis para descubrir cómo era el mundo animal en Teruel hace 150 millones de años y ver a tamaño natural los dinosaurios que poblaban nuestra provincia.

Vive una experiencia inolvidable saboreando nuestra rica y variada gastronomía, con el Jamón de Teruel como estrella.

Teruel es una ciudad seductora, fascinante museo de arte y arquitectura, espectáculo de colores y sabores, una ciudad viva y llena de sorpresas que os espera con los brazos abiertos.


 
 

Teruel en el mundo es la de los Amantes de Teruel. Antecedentes de la misma ya se encuentran en el Decamerón de Bocaccio y grandes autores como Tirso de Molina, Andrés Rey de Artieda  o Juan Pérez de Montalbán escribieron en el Siglo de Oro sobre el tema. Durante el romanticismo, Juan Eugenio Hartzenbusch la tomó también como argumento para su obra más conocida y Tomás Bretón compuso la ópera de su nombre, que fue estrenada en el Teatro Real de Madrid. En la pintura destaca el cuadro de Muñoz Degraín, y en escultura la obra de Juan de Ávalos. En su recorrido por el cine, cabe destacar la película “Luna de miel” de 1958 de Michael Powell, con música de Mikis Theodorakis e interpretada por Ludmila Tcherina y el bailarín Antonio.

Hoy pueden ser visitados sus restos bajo unas magníficas esculturas de Juan de Ávalos, en un mausoleo adosado a la iglesia de San Pedro. Decenas de miles de visitantes de todas partes del mundo llegan al lugar a rendirles un sentido homenaje.

 

El mudéjar es una simbiosis del románico y gótico propios de Occidente y de los elementos decorativos más característicos de la arquitectura musulmana. Así, en las construcciones mudéjares podemos observar elementos como el arco de medio punto o el ojival propios de la cultura cristiana junto con el uso de las filigranas decorativas a base del ladrillo, material de construcción mudéjar por excelencia y con motivos de cerámica vidriada. Todo ello, junto con la utilización de la madera en las techumbres, son los elementos más representativos de la arquitectura musulmana. Este estilo arquitectónico, en el que lo decorativo se superpone en perfecta armonía con lo meramente constructivo, solamente se dio en la península Ibérica, que fue el lugar en el que convivieron durante varios siglos ambas culturas.La ciudad de Teruel es un ejemplo de los más representativos que se pueden encontrar del arte mudéjar aragonés y español. Tal es así, que el mudéjar turolense fue reconocido en 1986 por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Cualquier visitante que guste de lo bello disfrutará sin duda contemplado estas maravillas.

 

Dinópolis (Teruel) es un parque paleontológico donde el visitante vive de cerca el apasionante mundo de los dinosaurios. Para ello, este parque único en Europa, nos propone un recorrido de 4.500 millones de años a través de atracciones como los recorridos temáticos de ‘El Viaje en el Tiempo’ o ‘El Último Minuto’, del simulador virtual 4D ‘Terra Colossus’, La Paleosenda, el Cine 3D, el Sauriopark, y de espectáculos como el ‘show del T-rex’, uno de los animatrónicos más sofisticados del mundo que recrea con asombrosa precisión a un Tyrannosaurus rex. Un centro que nos permite disfrutar asimismo, de un espectacular Museo Paleontológico con más de 500 piezas entre fósiles originales y réplicas a tamaño real. Muchos de estos fósiles han sido hallados en la provincia de Teruel, como es el caso de los huesos originales de Turiasaurus riodevensis, el dinosaurio más grande de Europa descrito hasta la fecha y uno de los más grandes del mundo, con casi 40 metros de largo y 40 toneladas de peso, y que fue encontrado por los paleontólogos de la Fundación Dinópolis en la localidad turolense de Riodeva. Entre las réplicas, destacan la de un Brachiosaurus de más de 24 metros de largo y 12 metros de altura o de un Tyrannosaurus rex en posición de ataque, entre otras.